Una Europa de ciudadanos, sostenible y digital, los retos de la UE tras la pandemia

Una mujer protesta en Valencia por las muertes en residencias provocada por la Covid 19. [EFE/ Enric Fontcuberta]

Madrid (EuroEFE).- La construcción europea es una construcción en derecho y por derecho y la idea de la ciudadanía, que tiene que ser central, está desequilibrada y vacía. Este es el diagnóstico de la ex ministra española de Asuntos Exteriores Ana Palacio al explicar la situación de Europa con la pandemia de coronavirus.

Palacio se refirió a la ciudadanía en unas “Conversaciones sobre Europa”, organizadas por la Asociación de Periodistas Europeos, en las que participaron también el ex comisario de Energía y Acción Climática, Miguel Arias Cañete, y Roberto Sánchez, secretario de Estado de Telecomunicaciones.

Según se desprendió de los debates, la ciudadanía europea, con sus derechos y deberes como europeos, el mantenimiento de la sostenibilidad como criterio económico para el futuro; y la digitalización son los tres pilares en los que debe sostenerse el futuro de Europa tras la pandemia de coronavirus.

“Tenemos derechos por la ciudadanía europea, en ciernes, en construcción, pero no hay responsabilidades y deberes. Y eso es un pilar de nuestra democracia liberal”, dijo Ana Palacio.

En su ponencia, titulada “El impacto del virus en la salud democrática de Europa”, Ana Palacio habló de “las dificultades que está atravesando el modelo de democracia liberal” y de como están surgiendo sistemas que, frente al progreso y la libertad, priman la seguridad.

“Al ciudadano hay que hablarle para que no vote por soluciones fáciles a problemas difíciles. Hay que evitar la polarización, que el centro se mueva de un lado a otro” dijo Ana Palacio, quien dijo también que hay que evitar “el populismo que mina la base institucional”.

“Europa sigue siendo nuestro proyecto, porque Europa la hemos hecho nosotros”, afirmó la ex ministra, quien pidió a los españoles, cuando reclaman solidaridad europea, que “reflexionen también qué es lo que pueden aportar”.

Una Europa sostenible es ahora más necesaria que nunca

El ex comisario europeo de Energía Arias Cañete afirmó que las políticas para frenar el cambio climático “son ahora más necesarias que antes del COVID” y reclamó que el dinero aprobado por la UE para la recuperación económica europea vaya hacia un modelo económico sostenible que cree riqueza.

En ese contexto, Arias Cañete pidió a los gobiernos europeos -destacó al español- y a los partidos políticos para que haya un “consenso absoluto” respecto a la ley del clima y de transición energética.

Según el ex comisario, el plan de recuperación de la UE contra el parón económico que ha provocado el COVID se basa en el endeudamiento de los mercados financieros. “Para solucionar los problemas de esta generación nos vamos a endeudar hasta 2058 y las próximas generaciones tendrán que amortizarlas”, dijo el ex comisario.

“Las inversiones tienen que ser muy precisas para que no caigamos en derivas de modelos anteriores. Una vacuna habrá tarde o después, pero la degradación ambiental sigue imparable”, afirmó.

 

Según Arias Cañete, los fondos que se reciban deben acelerar la transformación hacia este modelo y si el gasto se dilapida en cosas que no producen riqueza -dijo- “retrasamos la recuperación y enviamos el pago de la deuda a generaciones futuras”.

El ex comisario pidió “un gran pacto nacional” sobre las políticas de sostenibilidad, porque, dijo, “para poner políticas de largo plazo hay que mantener las inversiones 2020-2030 y en ese periodo en Europa cambian todos los gobiernos, por lo que hay que ir hacia “políticas estables en el tiempo y que se apliquen gobierne quien gobierne”.

España no veta a empresas en el ámbito digital

El secretario de Estado de Telecomunicaciones e infraestructuras digitales, Roberto Sánchez, afirmó que España trabaja en una nuevo proyecto de ley sobre ciberseguridad 5G que determinará los requisitos para que los operadores puedan desplegar las redes y que reflejará el resultado de un “análisis de riesgo europeo y las herramientas que pueden mitigarlo”.

El objetivo, según Roberto Sánchez, es “alcanzar la mayor armonización europea posible.

“Estados Unidos tiene gran necesidad de despliegue 5G porque no hay despliegue de fibra óptica y necesitan el 5G para tener gran capacidad. Están decidiendo excluir a determinados suministradores de países con los que tienen dificultades en el ámbito de las relaciones diplomáticas”, dijo.

“Pero ese no es no es el caso de España, no estamos planteando la exclusión de origen aunque analizaremos cuales son las condiciones que permiten el suministro en sus distintos componentes: técnicas, la garantía de suministro y como definir como proveedor de alto riesgo”, dijo el secretario de Estado.

El secretario de Estado dijo que en cuanto a guerra digital “España es tecnológicamente neutra” y que “en principio España no veta empresas: establece condiciones de seguridad pero no veta empresas”.

Según el secretario de Estado, España propugnó desde el principio la armonización europea en el ámbito del 5G: “Propugnamos desde 2018 el análisis de riesgo en común, propusimos hacer la caja de herramientas para mitigar los riesgos y ahora aplicaremos las herramientas de la maneras más armonizada posible”. Y -afirmó- esa es la única condición para el despliegue.

El secretario de Estado también se refirió al retraso europeo en el tratamiento de datos de carácter personal, donde “Europa ha perdido un poco el pie”.

¿Siginifia que no puede recuperarse nunca? “No, Europa puede ser gigante de los datos industriales, que van a ser los grandes generadores de datos.  Se va a trabajar en conseguir el liderazgo en microelectrónica y en una conectividad que sea capaz de trabajar con volúmenes de datos en el ámbito del gigabit.

Afirmó que durante la pandemia España ha demostrado que tiene “infraestructuras digitales extraordinariamente buenas y bien desarrolladas”.

“No tenemos un sistema perfecto, pero no nos flagelemos, trabajemos para mejorarlo porque nuestro nivel, comprado con el resto de países, está muy arriba”, dijo. Con el teletrabajo se ha demostrado que las infraestructuras digitales están preparadas: “habrá otros problemas con el teletrabajo, probablemente organizativos, pero no el de las redes”.