Iratxe García (PSOE): La vida de estos días a través de una pantalla

DISCLAIMER: Todas las opiniones vertidas en esta tribuna reflejan exclusivamente la posición de su/s autor/es, y en modo alguno de EUROEFE.EURACTIV.es, de la Agencia EFE ni de EURACTIV.COM Ltd.

Iratxe García, presidenta del Grupo de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas en el Parlamento Europeo. [Foto facilitada por el PSOE]

Abrimos con esta primera tribuna, firmada por Iratxe García, presidenta del Grupo de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas en el Parlamento Europeo, una serie de contribuciones de dirigentes políticos españoles en el PE sobre cómo están viviendo el confinamiento decretado a causa de la pandemia.

“Desde que se decretó el estado de alarma en España para frenar la pandemia del coronavirus, mi día a día, como el de millones de personas en el planeta, ha dado un vuelco. Pronto hará un mes que no cojo un avión, que no piso el Parlamento Europeo, pero no por eso el trabajo se ha detenido, todo lo contario.

Las videoconferencias con compañeros y compañeras de la Eurocámara y de otras instituciones europeas se han convertido en una de las actividades más cotidianas. Me reúno regularmente con los presidentes de los Grupos del Parlamento Europeo, con el presidente Sassoli, con la presidenta Von der Layen, con comisarios y comisarias, con los colegas del PES, con la delegación socialista española y con mi equipo.

Reuniones fundamentales para que el trabajo no se detenga, porque es en este momento cuando tenemos que aprobar e impulsar urgentemente medidas necesarias para responder a esta crisis mundial. La UE debe responder ante la mayor crisis de las últimas décadas.

“No pueden ser los más vulnerables los que paguen las consecuencias más graves”

Junto a los dirigentes de mi familia política, como Josep Borrell, Elisa Ferreira, Frans Timmermans, Paolo Gentiloni, Ylva Johansson o Sergei Stanishev… debatimos sobre las propuestas que defendemos e impulsamos los socialdemócratas para, en primer lugar, salvar vidas, que es la prioridad, y a continuación, estar preparados para hacer frente a la crisis económica y social que se avecina.

Defendemos y trabajamos por un plan europeo de reconstrucción que proteja a las personas, sus empleos y sus negocios, el sistema sanitario universal, una educación pública de calidad… Poniendo en primer lugar a las personas más vulnerables, porque no pueden ser ellas las que paguen las consecuencias más graves de esta crisis.

No hay reunión que mantenga con la presidenta de la Comisión -y son varias a la semana- en la que no defienda la necesidad de poner en marcha los coronabonos y otras medidas de apoyo a los países que están sufriendo más directamente esta crisis.

“El confinamiento acrecienta el deber de los políticos de rendir cuentas”

Y en este día a día, uno de mis mejores aliados es mi ordenador. Una ventana que se abre a Europa, pero también al resto de mi mundo, que me permite ver la cara de mis padres y mis hermanos, la sonrisa de mis sobrinos y mantener la complicidad de mis amigos y amigas con solo una mirada.  El salón se ha convertido en el centro de operaciones, y este ordenador, desde el que ahora estoy escribiendo estas palabras, es una cuerda que me ata al resto de personas con las que estoy compartiendo la vida de estos días.

El contacto con los medios de comunicación es otra de las actividades que me ocupa en este confinamiento. Porque otro gran aplauso, sin duda, se lo merecen también los y las profesionales de la comunicación, que están haciendo un gran esfuerzo, y en muchas ocasiones con menos recursos, para cumplir con su labor de informarnos.

Estoy haciendo entrevistas de radio, vídeos, respondiendo a las preguntas que me formulan previamente, artículos de opinión y encuentros digitales con la ciudadanía. Porque si una de las obligaciones de los dirigentes políticos es rendir cuentas, en este confinamiento este deber se acrecienta, y las nuevas tecnologías nos ofrecen oportunidades novedosas, como el Instagram Live, que hace unos días me puso en contacto con todas aquellas personas que quisieron plantearme dudas, preguntas, reflexiones… sobre la respuesta que está dando la Unión Europea al coronavirus. Una experiencia muy grata, que para mí fue la primera vez, y que sin duda no será la única.

“La unidad y la solidaridad nos harán más fuertes y mejores”

Pero también hay cabida para el ocio en estos días, y la cocina y la lectura se han convertido en grandes aliadas. Dedicar tiempo a preparar platos que siempre se me han dado bien, pero también a probar recetas nuevas, echando tiempo e imaginación. Y leer todos aquellos libros que estaban en la estantería esperando al verano.

Son días intensos, cargados de trabajo y de emociones, compartidos con mi pareja, Diego, que es por cierto quien me graba todos los vídeos que me piden los medios y los que cuelgo en mis redes sociales, y también con Luna y Laia, la gata y perra que tanto nos acompañan estos días.

Días que voy alimentando con el contacto y el calor de tanta gente, y también con el convencimiento de que saldremos de esta situación siendo más conscientes de que la unidad y la solidaridad nos hará más fuertes y mejores.”