La nominación de Von der Leyen es una traición a la democracia

DISCLAIMER: Todas las opiniones vertidas en esta tribuna reflejan exclusivamente la posición de su/s autor/es, y en modo alguno de EUROEFE.EURACTIV.es, de la Agencia EFE ni de EURACTIV.COM Ltd.

La nominación de Von der Leyen es una traición a la democracia

Es posible que Ursula von der Leyen, candidata a presidir la Comisión Europea, sea un nombre poco conocido en Europa, pero los alemanes están familiarizados con su trabajo, más recientemente como ministra alemana de Defensa, y el balance no es nada bueno, según asegura el eurodiputado alemán de “Die Linke”, Martin Schirdewan, en una tribuna para EURACTIV.com, socio de EFE.

En estos momentos, Schirdewan es, además de eurodiputado por La Izquierda germana, presidente del Grupo Confederal de la Izquierda Unitaria/Izquierda Verde Nórdica (GUE-NGL) en el Parlamento Europeo.

(Las opiniones vertidas en esta tribuna reflejan exclusivamente la posición de su autor, y no pueden ser atribuidas a EuroEFE.EURACTIV.es ni a ninguno de los asociados de la red europea de EURACTIV ni a la Agencia EFE)

Para una Unión Europea (UE) que asegura estar trabajando para mejorar la transparencia y el rendimiento de cuentas, y que confía en recuperar su dañada reputación respecto (al incremento) de las fuerzas populistas y de extrema derecha, es preocupante que no se hayan planteado suficientes preguntas sobre la trayectoria de Von der Leyen.

En el increiblemente corto período entre su nominación por el Consejo y la votación de confirmación en el Parlamento Europeo, se ha puesto el foco en las maniobras políticas y en los acuerdos entre bastidores. En lugar de promover un debate abierto sobre las cuestiones políticas que preocupan a los ciudadanos europeos, Von der Leyen ha estado intentando “que cuadraran los números” (necesarios para hacerse con el cargo), y en arañar los votos.

Por eso mi grupo, la Izquierda en el Parlamento Europeo, ha intentado reconducir el foco de debate sobre cuestiones políticas concretas. Los europeos se merecen conocer cuál es el programa político de la próxima presidenta de la Comisión Europea y si el mismo recoge sus derechos y aspiraciones.

Una Europa social e inclusiva

Nuestras 10 peticiones básicas para quienes desempeñan los máximos cargos de la UE establecen medidas concretas para una Europa verdaderamente social e inclusiva para todos los ciudadanos, que pueda también ser una fuerza positiva en la palestra internacional.

Queremos una acción decidida para (lograr) una UE neutral en carbono, con un 100 % de energía renovable en lugar de soluciones ineficaces basadas en (las reglas) del mercado, como el comercio de carbono.

La UE tiene que acabar con las políticas de austeridad y con el tipo de recortes a los fondos sociales comunitarios que han empujado a millones de personas a la pobreza. Necesitamos una Comisión que refuerce el Estado del bienestar a través de un Plan de Inversión Social, una Estrategia Integrada contra la Pobreza y un programa de Protección Social global.

Somos testigos de una carrera hacia abajo de los derechos de los trabajadores. Los trabajadores merecen una valoración del salario real, la regulación de la así llamada “gig-economy” (“economía del bolo”/precaria) y de la igualdad salarial. Un Protocolo Social a los Tratados de la UE puede garantizar que los derechos sociales fundamentales tienen prioridad sobre las libertades económicas.

Tratados comerciales con nuevas reglas y nuevo sistema financiero

La crisis financiera de 2008 no es algo del pasado. Millones de europeos siguen sufriendo y luchando para llegar a fin de mes. Las cuestiones estructurales que desembocaron en la crisis siguen predominando, y un nuevo “crash” está a la vuelta de la esquina.

La Comisión debe mostrar que ha aprendido de sus errores y (debe) comenzar a construir un sector bancario robusto, diverso y regulado. Eso significa poner fin al proyecto de Unión del Mercado de Capitales.

Con los intentos del presidente (Donald) Trump de redefinir las reglas del comercio internacional y (de) arrastrar a la UE con ello, tenemos que diseñar un camino alternativo subrayando que los nuevos acuerdos comerciales tienen que respetar los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, el Acuerdo del clima de París, y las convenciones de la OIT. Ello excluiría los acuerdos de libre comercio que la UE ha estado promoviendo con fuerza, y el recientemente finalizado acuerdo UE-Mercosur.

Dudas sobre la gestión de Von der Leyen

No hay motivo para creer que Von der Leyen asumirá esos temas con un enfoque diverso respecto a sus predecesores. De hecho, ha evitado dar respuestas claras o (hacer) compromisos sobre ninguna de esas propuestas políticas, cuando nuestros eurodiputados le preguntaron.

El ministerio alemán de Defensa es actualmente objeto de investigación sobre sospechas de corrupción. Mi partido logró que se estableciera un comité de investigación en el Parlamento alemán sobre la concesión de lucrativos contratos a consultores externos por valor de varios millones de euros. Von der Leyen ya ha admitido errores el año pasado, y la investigación sigue adelante, incluidas acusaciones de nepotismo tras la contratación de uno de los consultores como su adjunto a cargo de la sección de contrataciones de armas del Ministerio.

La militarización de la UE, con miles de millones concedidos a empresas armamentísticas a costa de nuestros servicios públicos perpetúa el conflicto y la división en todo el mundo. El perfil de Von der Leyen encaja bien en ese proyecto militarista, como favorito de los regímenes represivos como el de Arabia Saudita, facilitando entrenamiento para el ejército saudí que comete crímenes de guerra en Yemen, y como alguien que ha defendido un aumento masivo en el gasto militar germano.

Se amplía la brecha democrática

En la carrera previa a las elecciones europeas se produjo un intenso debate sobre una crisis existencial en la UE. Los políticos prometieron hacer esfuerzos para revertir esa tendencia si eran elegidos. Los oscuros acuerdos en torno a Ursula von der Leyen muestran que la UE está decidida a agrandar su brecha democrática y a alejar a los ciudadanos de su sistema de toma de decisiones.

La Izquierda en el Parlamento Europeo, como único grupo que rechaza formar parte de las conversaciones de la así llamada Gran Coalición, y que insiste en la máxima transparencia, seguirá dando voz a los trabajdores, el medio ambiente, el feminismo, la paz y los derechos humanos…por eso rechazamos que Von der Leyen sea fundamental para nada de todo eso.

Tribuna publicada originalmente en EA.com/Versión española: Fernando Heller