Salud, confianza y periodismo: un “Plan Coronavirus” para los medios

DISCLAIMER: Todas las opiniones vertidas en esta tribuna reflejan exclusivamente la posición de su/s autor/es, y en modo alguno de EUROEFE.EURACTIV.es, de la Agencia EFE ni de EURACTIV.COM Ltd.

prensa

Un grupo de periodistas entrevistan a un familiar de uno de los residentes a las puertas de la residencia de ancianos Monte Hermoso en Madrid, el 18 de marzo de 2020. [EFE-EPA]

La actual pandemia de coronavirus golpea nuestra infraestructura democrática. Al igual que los bancos durante la crisis financiera, ¿serán rescatados los medios de comunicación? Para eso, las instituciones y los gobiernos deberían actuar a corto plazo, al tiempo que siguen trabajando en políticas a medio y largo plazo.

En esta carta abierta a la presidenta de la Comisión Europea, medios y expertos, en representación personal, además de eurodiputados y exeurodiputados piden a la Comisión que apoye la confianza en la tarea pública, y que ayude a respaldar a los medios en estos tiempos difíciles.

Querida Presidenta de la Comisión von der Leyen,

En momentos en que los ciudadanos están preocupados, confinados en sus casas, aumentan exponencialmente las cifras de consultas a los medios. Los parlamentos y las organizaciones de la sociedad civil también están afectados: los medios siguen siendo una columna de la democracia, y también la confianza lo está, mientras pueda funcionar correctamente. Además de las retransmisiones públicas, la elaboración de noticias es un éxito que se materializa a corto plazo: los periodistas llevan a cabo un trabajo increíble, pero arriesgan tanto su salud como sus puestos de trabajo.

No dé por hecho al sector de los medios de comunicación.

El sector de los medios estaba ya debilitado, debido al ritmo del cambio tecnológico y al desplazamiento de gran parte de los anunciantes publicitarios a plataformas de Estados Unidos. En tiempos en los cuales entramos en recesión, gran parte de los beneficios publicitarios remanentes quedan en suspenso. Y dado que las personas no pueden entrar en contacto físico, la prensa pierde ahora su principal fuente de beneficio: los eventos.

Además, la distribución de periódicos está paralizada en algunos países. Si los medios independientes desaparecen, no se podrán combatir las noticias falsas, y ello hará del coronavirus una “infodemia”. Los medios de comunicación públicos desempeñan un papel crucial, pero se necesitan las voces del sector privado, en especial en tiempos de restricción de las libertades. La crisis sanitaria podría llegar a convertirse en una gran crisis de confianza, alimentando todos los temores, los nacionalismos radicales y cosas mucho peores.

Para evitarlo, los políticos tienen que pensar quién paga por las coberturas. Para ayudar a que los medios sobrevivan, y se adapten, se necesitan estrategias para el sector, tanto desde los medios públicos como de los privados. La UE no puede hacerlo sola – los estados miembros y la filantropía tienen un papel clave, la Unión está preparando un mejor marco político, y ahora debe liderar con el ejemplo.

Estrategia a medio plazo: políticas para el ecosistema

El reequilibrio de las plataformas del ecosistema/anuncios/medios ha quedado abandonado especialmente en la Estrategia Digital de la UE. Tiene dimensiones horizontales como la Directiva sobre Servicios Digitales, y potencialmente algunas giran en torno al periodismo.
Acciones políticas a medio plazo (como regular plataformas y una estrategia sectorial para el sector de los medios) son necesarias. No tratamos de ello en esta carta abierta: llegarían demasiado tarde para lo que se necesita ahora.

Los funcionarios de la UE hablan con orgullo de un borrador de líneas de actuación de Competencia que permitan ayudas estatales durante la crisis sanitaria, por supuesto aplicables a los medios de comunicación como al resto de sectores. En el caso del sector de los medios, los aplazamientos tributarios y los créditos no bastan, sólo postergan los problemas de liquidez.

Presidenta von der Leyen: permitir la ayuda inmediata está bien, alentar al resto es bueno, pero dar ejemplo sería incluso mejor.

Corto plazo: ayudar a superar la actual crisis

Los medios necesitan reducir algunos costes, obtener beneficios de fuentes alternativas, e impulsar la innovación. Como parte del plan de recuperación económica ya pergeñado, he aquí algunos ejemplos:

– Impulsar la alfabetización mediática: además de pequeños proyectos educativos, financiación de cupones gratuitos para alumnos y estudiantes para que puedan suscribirse a los medios.

– Reembolsar costes de seguridad social para los periodistas de buena fe en dificultades (y no sólo aplazar los pagos): esto corresponde a los estados miembros y a los interlocutores sociales, pero la UE puede impulsarlo. Se podrían flexibilizar las normas, en especial para los periodistas “free-lance” que no son de plantilla.

– Recomendar fondos para los medios que apoyen noticias de calidad y el combate contra la desinformación: para que se establezcan allí donde todavía no existían. Las ayudas de Francia a los medios, por ejemplo, empleando criterios objetivos y respetando la independencia de los medios. A escala de la UE, contar con un consejo de medios independiente que evalúe las licitaciones públicas en la lucha contra la desinformación relacionada con el coronavirus o con otros asuntos de envergadura en el futuro.

– Invertir en publicidad: hacer publicidad es una vía rápida y respetada para alimentar los medios, canalizando recursos a través de canales y contratos objetivos. A diferencia de algunas subvenciones, no interfieren con la libertad editorial.

Campañas masivas de información pública (no anuncios de Google) reforzarían la confianza pública en la política, y el periodismo también. En Europa, los anuncios en periódicos representan cerca de 12.000 millones de euros anuales. Una idea de las magnitudes: si alguien asume una pérdida de un tercio este año, el déficit de capital alcanzaría los 4.000 millones de euros; la Comisión y el Parlamento podrían gastar la mitad de eso, 2.000 millones de euros, y animar a los gobiernos a invertir de manera equivalente. A escala de la UE, ese dinero podría provenir de reasignaciones, mientras que a escala nacional, podría formar parte del plan de recuperación económica ya decidido.

– Encargar la realización de eventos a empresas del sector de los medios: hay una tendencia positiva a consultar ampliamente al público, en internet, y físicamente durante la realización de eventos. Se requerirá democracia participativa, después de los frustrantes aislamientos, y se impulsará la Conferencia sobre el Futuro de Europa. Las instituciones públicas suelen pagar a funcionarios o a consultoras para hacerlo. Los medios son buenos organizadores y moderadores independientes: deberían ser parte sistemática de la “caja de herramientas” de las licitaciones.

– Proporcionar esperanza para después: Innovación. El objetivo no es un sector subsidiado, sino volver a modernizarlo, para la sostenibilidad. La asignación de fondos para los medios podría ser mayor en el marco del futuro Marco Financiero Plurianual (MFP). Bajo el programa de I+D Horizonte Europa, Europa Creativa asigna actualmente 61 millones de euros para el periodismo: demasiado poco.

– Reforzar el capital de los medios: se podría impulsar capital de Invest EU y de ”inversores privados socialmente responsables “.

Presidenta de la Comisión, el pasado mes de julio usted declaró la Democracia –incluida la libertad de información- una de sus seis prioridades. ¿Cuánto vale salvaguardar la infraestructura democrática? Seguramente costará menos que los 1,5 billones del rescate financiero después de 2008.

Proteger al sector de los medios seguramente también costaría poco en comparación con los presupuestos de Europa (el PIB total de la UE en 2019: 18 billones de euros, el presupuesto total de la UE para 2020 antes de la crisis: 169.000 millones de euros, con lo cual, cada millardo representa apenas un 0,6% del presupuesto de la UE). De hecho, el apoyo total para los medios en la crisis, la mayor parte únicamente para estos tiempos excepcionales, supondría menos que la tasa especial a las plataformas digitales, actualmente estimado en torno a cerca de 5.000 millones de euros anuales.

Antes de pasar a los siguientes pasos políticos, permítanos considerar al sector privado, especialmente a las fundaciones:

– Un mayor compromiso por la filantropía: tiene que incrementarse y comprender que sin medios que funcionen, la sociedad civil se desmorona. Esfuerzos como el Foro de Fundadores de Periodismo son urgentes y muy necesarios. El sector filantrópico puede complementar las acciones de la UE y de los gobiernos al llenar las lagunas que ni el sector público ni el privado podrían cubrir rápidamente.

Debería centrarse en los fallos del mercado para el periodismo de interés público, al catalizar la innovación, subsidiando el riesgo, y trabajar junto con la sociedad civil para proporcionar un periodismo de valor.

Acciones necesarias ahora: los procesos existen

Dos Planes de Acción de la UE relacionados están actualmente previstos para este otoño: uno sobre democracia y uno sobre medios. La agenda democrática está encabezada por la vicepresidenta Jourová, y su plan naturalmente incluye algunos aspectos de los medios, entre ellos la libertad de prensa, el pluralismo y el combate contra la desinformación con periodismo de calidad.

El comisario Breton prometió, durante su audiencia parlamentaria, un Plan de Acción para los Medios más “industrial”, en tanto que “Plan de Acción para los medios y medios de radiodifusión”. No obstante, debido seguramente a muchas exigencias urgentes, las prioridades van y vienen.

El plan no figuraba en el programa de trabajo de la Comisión que usted, presidenta de la Comisión, presentó para 2020. Pero la estrategia digital liderada por la vicepresidenta del ejecutivo Vestager la mencionó, acertadamente. Pero la Nueva Estrategia Industrial de la UE encabezada por el comisario Breton nuevamente la dejó fuera, a pesar de que es, claramente, una estrategia sectorial.

Tendríamos que pisar fuertemente el acelerador. No amalgamando los dos planes de acción Democracia y Medios, lo que podría ralentizar y complicar las cosas. Anticipar en abril un borrador de Plan de Acción para los Medios también podría ser difícil: las políticas industrial y de competitividad están conectadas con los debates digitales generales.

En lo que toca al Plan de Acción para la Democracia, podría llegar antes, y aplicarse a asuntos urgentes, además de los pre-requisitos económicos para un periodismo saludable. Además de dar prioridad a fondos económicos para medidas urgentes, la Comisión podría publicar muy pronto un borrador de “Plan Coronavirus para los Medios”. Ese plan podría exponer qué puede hacer por sí mismo y exponer al Consejo cómo usar el plan de recuperación del coronavirus en esa área.

Al no poder reunirse en Estrasburgo, los eurodiputados comprenden las necesidades actuales de los medios: algunos son cofirmantes de este llamamiento, muchos otros lo respaldarían. Por lo que respecta al ejecutivo, en principio tiene el formato adecuado: el grupo para el proyecto sobre medios de los comisarios. Presidido por la vicepresidenta Jourová, este grupo reúne los poderes para regular las estrategias digital (vicepresidenta Vestager), industrial (comisario Breton), y financiación de innovación y capacidades (comisaria Gabriel). Esas políticas son las que el sector necesita de la UE, de manera urgente.

Presidenta von der Leyen, tiene en sus manos una crisis de mayor dimensión, ¿tiene que involucrarse en esto? No directamente – a pesar de que está a cargo de la comunicación de la UE- si sus comisarios convergen ahora con mayor rapidez. En base a sus compromisos iniciales, ahora tiene que hacerles sólo dos preguntas: “¿Dónde está nuestro plan de acción para los medios? y ¿Quién está a cargo?

Listado de cofirmantes:

Eurodiputados

– Alex Agius Saliba (Socialist & Democrats, S&D)
– Carmen Avram (Socialist & Democrats, S&D)
– Katalin Cseh (Renew Europe)
– Anna-Júlia Donáth (Renew Europe)
– Ivo Hristov (Socialist & Democrats, S&D)
– Danuta Hübner (European People’s Party, EPP)
– Radan Kanev (European People’s Party, EPP)
– Morten Løkkegaard (Renew Europe)
– Dace Melbarde (European Conservative and Reformists, ECR)
– Karen Melchior (Renew Europe)
– Martina Michels (GUE/NGL)

Ex eurodiputados

– Rebecca Harms (Greens/EFA)
– Jens Rohde (ALDE)
– Helga Trüpel (Greens/EFA)

11 miembros del sector y expertos en medios

– Gabriele Capolino, Publisher – Class Editori (Italy)
– Miguel Castro, Global Partnerships – Bill and Melinda Gates Foundation
– Luciano Morganti, Professor – Media Department, VUB (Vrije Universiteit Brussel)
– Pier Luigi Parcu, Director – Centre for Media Pluralism & Media Freedom, European University Institute
– Pedro Ortun, former Director – European Commission
– Christian Rainer, Publisher – Profil (Austria)
– Francesca Ratti, Co-President – CIVICO Europe
– Slobodan Sibinčič, Secretary General – European Business Press
– Marc Sundermann, Lawyer (former EU representative – Bertelsmann)
– Adam Thomas, Director – European Journalism Centre
– Christophe Leclercq, Executive Chair – Fondation EURACTIV, founder@euractiv.com & @FondEURACTIV (Further contacts: @LeclercqEU, #M