Penas de cárcel a exdirigentes socialistas en plena búsqueda de apoyos para formar Gobierno en España

El expresidente José Antonio Griñán, a su llegada a la Audiencia de Sevilla. EFE/Julio Muñoz

Sevilla (España) (EuroEFE).- El expresidente de la región española de Andalucía (sur) José Antonio Griñán fue condenado este martes a seis años de cárcel por malversación de fondos públicos, junto con otros dirigentes socialistas andaluces, en un caso de gran trascendencia pública en España.

En total, fueron sentenciados 19 de los 21 acusados en un proceso que afecta de lleno al Partido Socialista (PSOE) por el peso de los condenados y mientras su actual líder, Pedro Sánchez, está buscando los apoyos para ser investido de nuevo como presidente del Gobierno.

Dos exministros regionales y otros siete antiguos altos cargos fueron sentenciados también a penas de prisión que oscilan entre los 7 años y once meses y los seis años y dos días, según anunció un tribunal provincial de Sevilla.

El también expresidente regional Manuel Chaves (1990-2008) fue condenado a nueve años de inhabilitación, igual que la exconsejera regional y también exministra del Gobierno español Magdalena Álvarez, que renunció como vicepresidenta del Banco Europeo de Inversiones (BEI) en 2014 al ser imputada en este sumario.

En su sentencia de 1.700 páginas, el tribunal juzgó un largo y complejo proceso iniciado en 2011 cuando una investigación de la Guardia Civil descubrió un complicado sistema de concesión de ayudas públicas por parte del Ejecutivo andaluz a empresas en crisis, que incluían ayudas para prejubilación de trabajadores, entre 2001 y 2010.

La sentencia judicial reprocha que el gobierno socialista andaluz conocía la “patente” y “palmaria ilegalidad” de las ayudas sociolaborales que concedió con “absoluta falta de control”.

Según la Fiscalía, esas ayudas totalizaron 680 millones de euros, beneficiaron también a trabajadores sin derecho a recibirlas y se entregaron “sin ningún control” de las autoridades responsables.

Griñán, el condenado de más peso político ya que también fue ministro español entre 1992 y 1996 y presidió el Gobierno regional andaluz entre 2009 y 2013, fue sentenciado además a quince años de inhabilitación por prevaricación.

La sentencia afirma que Griñán fue “plenamente consciente de la palmaria ilegalidad de los actos en los que participó” dentro de este caso.

Reacciones de todas las fuerzas políticas

El secretario general del conservador y opositor Partido Popular (PP), Teodoro García Egea, consideró que Sánchez quedó “inhabilitado” para la Presidencia del Gobierno tras conocerse la sentencia, que calificó como la “más demoledora de la democracia”.

Por el contrario, el dirigente socialista y actual ministro español de Fomento, José Luis Ábalos, subrayó que la sentencia condenatoria “no afecta ni al actual Gobierno -que dirige Sánchez- ni a la actual dirección del PSOE”.

Argumentó que los hechos juzgados ocurrieron cuando Sánchez era como mucho concejal del Ayuntamiento de Madrid.

En Twitter, el líder de Podemos (izquierda), Pablo Iglesias, dijo que el bipartidismo trajo “corrupción y arrogancia”, en alusión al PSOE y al PP.

“España ha cambiado -añadió- y no volverá a tolerar la corrupción. Ahora se abre la oportunidad de defender la justicia social y garantizar la limpieza de las instituciones”.

Sánchez e Iglesias firmaron el 12 de noviembre pasado un acuerdo para formar un Gobierno de coalición después de las elecciones del día 10, aunque necesitarán el apoyo de otras fuerzas parlamentarias para que el líder socialista, que ahora gobierna en funciones, renueve como jefe del Ejecutivo.

Editado por Miriam Burgués